domingo, 24 de septiembre de 2006

Tengo un sueño... de Martin Luther King

Hoy es domingo y qué mejor que recordar a un pastor baptista, Martin Luther King, el 28 de agosto de 1963 en la escalinata del Lincoln Memorial, en Washington, D.C.
Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo. Afirmamos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales.
Sueño que un día, en el sur en Alabama con sus viciados racistas cuyo gobernador escupe frases de interposición entre las razas y anulación de los negros, un día allí abajo Alabama sea un lugar en donde los niños y niñas negras, puedan unir sus manos con las de los niños y niñas blancas y caminar unidos, como hermanos y hermanas. ¡Tengo un sueño!

Sueño que algún día los valles serán cumbres, y las colinas y montañas serán llanos, los sitios más escarpados serán nivelados y los torcidos serán enderezados, y la gloria de Dios será revelada, y se unirá todo el género humano.
Esta es nuestra esperanza. Esta es la fe con la cual regreso al Sur. Con esta fe podremos esculpir de la montaña de la desesperanza una piedra de esperanza. Con esta fe podremos trasformar el sonido discordante de nuestra nación, en una hermosa sinfonía de fraternidad. Con esta fe podremos trabajar juntos, rezar juntos, luchar juntos, ir a la cárcel juntos, defender la libertad juntos, sabiendo que seremos libres algún día.
Por eso, ¡que repique la libertad desde la cúspide de los montes prodigiosos de New Hampshire! ¡Que repique la libertad desde las poderosas montañas de Nueva York! ¡Que repique la libertad desde las alturas de las Alleghenies de Pennsylvania! ¡Que repique la libertad desde las Rocosas cubiertas de nieve en Colorado! ¡Que repique la libertad desde las sinuosas pendientes de California! Pero no sólo eso: ¡Que repique la libertad desde la Montaña de Piedra de Georgia! ¡Que repique la libertad desde la Montaña Lookout de Tennessee! ¡Que repique la libertad desde cada pequeña colina y montaña de Mississippi! "De cada costado de la montañas, que repique la libertad".
Cuando repique la libertad y la dejemos repicar en cada aldea y en cada caserío, en cada estado y en cada ciudad, podremos acelerar la llegada del día cuando todos los hijos de Dios, negros y blancos, judíos y gentiles, protestantes y católicos, puedan unir sus manos y cantar las palabras del viejo espiritual negro: "¡Libres al fin! ¡Libres al fin! Gracias a Dios todopoderoso, ¡somos libres al fin!"
Este es el extracto final del discurso, que está completo en Video y Texto

4 comentarios:

Low Rita dijo...

... y por eso se lo cargaron en Memphis un 4 de Abril. Por falar.
Hay una canción preciosa (letra y música) de U2 (cómo no!) dedicada precisamente a Martin Luther King. "Pride, in the name of love".
Os la recomiendo compañeros!!!

Leonardo dijo...

¡Qué discurso, Dios mío! Histórico desde el momento en que lo pronunciaba.

desconvencida dijo...

Siempre que leo/escucho ese discurso me emociono...

Leon dijo...

Es de una sencillez y humanidad que impresiona. El video es realmente emocionante. Por desgracia mucho de lo que dice sigue pendiente en el año 2006.