viernes, 21 de julio de 2006

Más reflexiones de Chris Stevens en Doctor en Alaska...

Últimamente en Microsiervos están recuperando algunos de los mejores monólogos de Chris Stevens en K-OSO en Doctor en Alaska.
Sobre la serie hay links muy buenos como estos:
http://www.gate.net/~kimi/ y http://home.comcast.net/~mcnotes/fans.html

De las primeras notas que puse en el blog fue sobre esa serie tan buena (y tan maltratada por la televisión pública) hace cosa de un mes... Maggie O'Connell. Un comentario decía, con razón, que es una serie que nunca te cansas de ver.

"He estado pensando en esa antigua adivinanza zen: ¿Cuál es el sonido de una mano que aplaude? Yo opino que ninguno. Si no hay dos manos, no hay aplauso. Es muy simple. Estrellas, galaxias, aplausos. ¿Qué quiere decir? Quiere decir que todos necesitamos a alguien. Seas una constelación o un protón, un Yin o un Yan, todos relacionados con todos. Como Romeo y Julieta, el pescado y las patatas, Tommy y Jerry, Gilbert y Sullivan, Matt y Jeff, Land y Fontaine, Epi y Blas, Wilbur y Orville, caballos y vaqueros, reyes y coronas, Bogart y Bacall, Marco Antonio y Cleopatra."

Interesante reflexión sobre el amor, la amistad y la necesidad de los demás. En fin, que no somos islas.
En las últimas temporadas de la serie, al final de un episodio había una escena inolvidable. Joel Fleischmann (el doctor judío de Nueva York "confinado" en un pueblo perdido de Alaska) se ha retirado del mundanal ruido a un pueblo aún más perdido no se sabe bien si a encontrarse a sí mismo o a perderse del todo. Maggie O'Connell va a buscarlo para llevarle una tarta de cumpleaños después de esa relación tan extraña, amigos-te quiero-te odio-amigos-te quiero-te odio..., y el episodio termina con los dos tomando la tarta con una chimenea de fondo y los Gypsy Kings cantando Caminando por la arena. Inolvidable.

5 comentarios:

P Theuriau dijo...

Interesante reflexión, si. Es verdad, la TV pública en tanto en cuanto emite algo bueno, se lo carga. Será porque hace pensar a la gente... Y sobre las parejas y amigos que se puede decir, qué cierto!...hablando de esto y juntándolo con los anteriores posts, ahí tenemos al "tío Sam", que ahora que ya no tiene a los "rojos" se ha buscado a otros por Oriente para seguir "jugando al risk" (como dijo nuestra querida amiga Low).

Pau dijo...

Por cierto, ahora que está tan de moda, a ver si van a empapelar también a algún que otro alcalde del norte...aayyyyyy, si esto fuese como cierto país caribeño...otro loro cantaría. ¡Cuánto pájaro suelto!

Low Rita dijo...

Una gran serie, sin ninguna duda. Y esta reflexión en concreto del bueno de Chris (que todo hay que decirlo, ESTÁ MUY BUENO) la recuerdo perfectamente. Está claro, somos animales de compañía. Aunque tampoco está de más el saber estar solo con uno mismo (no todo el mundo sabe, puede y quiere). Aunque eso ya es una compañía. En fin, muy buen monólogo. Tenías que ir retomando algunas de sus siempre sabias reflexiones!

Piolín dijo...

Por cierto, parece que por ahí hay un comentarista familia de nuestra muy apreciada Melissa.... cuánto caché va ganando este blog!!

desconvencida dijo...

Sin duda mi serie favorita, ¡qué buenos momentos me hizo pasar!

Una serie única...