martes, 22 de agosto de 2006

Cuidado con los correos electrónicos... a ver a quien van

Ojo a esta noticia. Conozco muchos casos de correos electrónicos enviados indebidamente, en algunos casos simples tonterías, en otros malentendidos y en casos extremos...:

Berlín.- Dos mujeres alemanas que se quejaban del escaso rendimiento sexual de sus parejas a través del servicio de correo de la empresa en la que trabajan se encontraron con que los detalles de sus vidas privadas
estaban siendo difundidos a miles de personas después de que una de ella se confundiera al presionar una tecla, publicó el sábado el diario Bild.
"Ahora todo el mundo nos mira y hay susurros a nuestras espaldas", dijo a Bild Anica G, una empleada de 21 años en la Oficina Laboral Federal.
Los correos electrónicos entre Anica y su compañera Christina S., con descripciones de cómo las mujeres no conseguían avivar los deseos sexuales de sus parejas fueron enviados por accidente a otros compañeros de su departamento en la Oficina Laboral.
Los correos fueron a su vez reenviados a miles de personas a través de la Oficina Laboral y a otras agencias del gobierno y distribuidos ampliamente a receptores en toda Alemania.
Anica dijo al diario que ella y su compañera no habían roto ninguna regla porque los mensajes estaban escritos en pausas del trabajo.
(via Terra)

PD: Seguramente enviamos muchos más correos electrónicos en un día que cartas habríamos escrito cualquiera de nosotros en un año... no es que el medio en sí sea más seguro o no, es que es una cuestión de probabilidades.
Y del cuidado que se tenga claro, eso ayuda y bastante.

6 comentarios:

sms dijo...

En una compra de unos ordenadores, un proveedor negociaba conmigo las condiciones de descuento. En respuesta a uno de mis correos reclamando una aclaración a unas partidas, me envió el correo que a su vez le estaba escribiendo a su proveedor: "...este gilipollas, no tiene ni puta idea....bla, bla, bla..., me toca los cojones". Perdió una venta importante, un cliente y no sé si su puesto de trabajo, pero todo por un despiste al darle a una tecla. Equivocarse con unas teclas no puede tener un coste tan alto.

Moraleja: nunca escribas nada comprometedor en un correo. Además, si no lo escribes, nunca quedará constancia...

Un saludo,

Pau dijo...

Bueno, el que esté libre de pecado que tire la 1ª piedra...

Vaya situación, la de las dos alemanas y la del vendedor de ordenadores...le puede pasar a cualquiera, pero...

Otra cuestión es saber qué hacer cuando recibes un correo equivocado. Si lo difundes también estás metido en un lío, si te pillan, claro.

Habrá que andarse con ojo.

Anónimo dijo...

Y por no hablar de los sms equivocados.... Cuantas parejas habrán terminado por recibir uno de ellos un mensajito destinado al amante?

Low Rita dijo...

Totalmente de acuerdo con el artículo y con los comentarios. Yo podría contaros varias experiencias al respecto de equivocarse en el destinatario (de emails, porque lo que vienen siendo amantes... va a ser que gasto..). Está claro que hay que andarse con ojo, y lo mejor para evitar errores es no hablar de nada comprometido en los correos.. peero... a veces necesitamos desahogarnos, y si ni siquiera podemos hacerlo vía mail... qué mierda de vida!!

Pero toda la razón. Hay que cortarse..

Álex E. dijo...

Discrepo. Lo mejor para no cometer errores es poner cuidado en lo que se hace.

Leon dijo...

Hay que tener cuidado, pero lo cierto es que han simplificado tanto el envío de mensajes (sms, correos...) que lo hacemos de forma casi automática "sin darnos cuenta" y ahí la probabilidad de cagada aunmenta y mucho...