martes, 6 de febrero de 2007

Una reflexión... un poco caótica de Sábato

"Yo creo que la verdad es perfecta para las matemáticas, la química, la filosofía, pero no para la vida. En la vida, la ilusión, la imaginación, el deseo, la esperanza cuentan más."

Ernesto Sábato, escritor argentino (1911)


Tom Jones & Van Morrison cantan Sometimes we cry:

9 comentarios:

Low Rita dijo...

Estoy completamente d´accord.
Hace tiempo un amigo me dijo que yo vivía en una nube, que tenía que bajar a la realidad. El día que le hice caso, me llevé un ostión. La verdad, vivía mucho más feliz en mi nube. Y si de eso se trata,de ser feliz en esta santa vida, ¿por qué hay gente tan empeñada en que hay que vivir la realidad?

el tigre transalpino dijo...

Lo de la nube está bien. Todos tenemos la nuestra, pero está bien vivir en una no muy lejana a la realidad, no vaya a ser que se te evapore y en vez de bajarte tú, te caigas. Y emtonces sí que el ostión es monumental.
De todas maneras...a vivir!!!

_bf dijo...

Todo es tan relativo...no nos damos cuenta de que siempre queremos más? Tal vez por ello sea mejor subirse a la nube.

Chapu dijo...

La verdad es terrible, vamos, y la realidad cuestión de puntos de vista, ¿no?


....qué sentencioso....

Leon dijo...

Ha sido un día jodido. Y largo. Pero bueno, parece que remontamos. La verdad no sé lo que es la verdad, comprendo lo que son los hechos, y estos a veces cambian, pero luego las cosas son muy variables. En cualquier caso, la ilusión humana es imprescindible.

ccbre dijo...

joder, como estamos...

Yo creo que hay que vivir pese a la verdad y la realidad y que la esperanza y la imaginación te permiten vivir la vida con emoción

ahí va!! lo que me ha salido

hay que reirse de la vida y disfrutar

desconvencida dijo...

Bonita cita, León, pensaré en ello...

Pau dijo...

No entiendo nada.
Ánimo León!!

Mafalda dijo...

¡Que bonita y sabia reflexión! Cada uno tiene su verdad y su realidad que es la que tiene que vivir. Lo que está claro es que hay que aprovechar cada momento, disfrutar del sol y de la lluvia, de los amigos, de la familia, de las cosas pequeñas y de las grandes. ¡En fin!, ¡CARPE DIEM!