jueves, 11 de diciembre de 2008

La opinión común... y el acierto

De la felicidad, de Séneca
Capítulo I: La opinión común y el acierto
Todos los hombres, hermano Galión, quieren vivir felices, pero al ir a descubrir lo que hace feliz la vida, van a tientas, y no es fácil conseguir la felicidad en la vida, ya que se aleja uno tanto más de ella cuanto más afanosamente se la busque, si ha errado el camino, si éste lleva en sentido contrario, la misma velocidad aumenta la distancia. Hay que determinar, pues, primero lo que apetecemos; luego se ha de considerar por dónde podemos avanzar hacia ello más rápidamente, y veremos por el camino, siempre que sea el bueno, cuánto se adelanta cada día y cuánto nos acercamos a aquéllo que nos impulsa un deseo natural. Mientras erremos de acá para allá sin seguir a otro guía que los rumores y los clamores discordantes que nos llaman hacia distintos lugares, se consumirá entre errores nuestra corta vida, aunque trabajemos día y noche para mejorar nuestro espíritu. Hay que decidir, pues, a dónde nos dirijamos y por dónde, no sin ayuda de algún hombre experto que haya explorado el camino por donde avanzamos, ya que aquí la situación no es la misma que en los demás viajes; en éstos hay algún sendero, y los habitantes a quienes se pregunta no permiten extraviarse; pero aquí el camino más frecuentado y más famoso es el que más engaña. Nada importa, pues, más que no seguir, como ovejas, el rebaño de los que nos preceden, yendo así, no a donde hay que ir, sino a donde se va. Y ciertamente nada nos envuelve en mayores males que acomodarnos al rumor, persuadidos de que lo mejor es lo admitido por el asentimiento de muchos, tener por buenos los ejemplos numerosos y no vivir racionalmente, sino por imitación. De ahí esa aglomeración tan grande de personas que se precipitan unas sobre otras. Lo que ocurre en una gran catástrofe colectiva, cuando la gente misma se aplasta, nadie cae sin arrastrar a otro y los primeros son la perdición de los que siguen, puedes verlo suceder en toda vida; nadie yerra sólo por su cuenta, sino que es causa y autor del error ajeno. Es dañoso, pues, apegarse a los que van delante; y como todos prefieren creer que juzgar, nunca se juzga acerca de la vida, siempre se cree, y nos perturba y pierde el error que pasa de mano en mano. Perecemos por el ejemplo de los demás; nos salvaremos si nos separamos de la masa. Pero ahora la gente se enfrenta con la razón, en defensa de su mal. Y sucede lo mismo que en los comicios, en los cuales los mismos que han nombrado a los pretores, se admiran de que hayan sido nombrados, cuando ha mudado el inconstante favor; aprobamos y condenamos las mismas cosas; éste es el resultado de todo juicio que se falla por el voto de la mayoría.

El aprendiz de brujo de Paul Dukas

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Hay que determinar, pues, primero lo que apetecemos", problemón: si siempre apetecemos lo que tienen los demás.

Gosto do Séneca, y comparto, no al borreguismo

Agripino

Karlipsy dijo...

Si lo que te apetece es lo de los demas,...malo, ya que lo que te guia no es la busqueda de tu felicidad si no la envidia. La felicidad es algo tan importante y tan personal que no se deberia de dejar en manos de otra persona y menos en las de la manada por muy comodo que sea dejarse llevar por la corriente, si no acabaremos como los monos del "Experimento de los 5 monos" (No se si es real pero es bastante descriptivo de como funciona el ser humano, la sociedad e incluso las empresas!).

@Leon. A todo esto en lugar de la musica que le has puesto, le pegaba mas Marea con su cancion "Como el viento de poniente". Gran grupo, gran cancion!

Saludos

Anónimo dijo...

A eso me refería, Karlipsy. Estoy de acuerdo con lo que dices.

Agripino