martes, 6 de mayo de 2008

De vuelta... recapacitando sobre Portugal

He pasado unos días en Aveiro, veintitantos años después de la primera vez que estuve por allí. Lo he pasado muy bien y he vuelto a tener esa sensación en Portugal de país a medio aprovechar. Tiene mucho potencial, unas posibilidades para hacer turismo de calidad inmensas, las infraestructuras han mejorado mucho y la amabilidad de la gente portuguesa es insuperable.
Pero sigue faltandole algo, es como si fuesen a menos revoluciones por minuto que el resto y da la sensación, lo digo con pena, que el país no va bien. A veces uno piensa, con todo el cariño que le tengo a Portugal, que le falta una mano de pintura. Aun así sigo volviendo por lo mucho que me gusta.

Un video sobre la ciudad en el que brevemente se ve el centro, ya que según una encuesta de la RTP es la ciudad con más calidad de vida de Portugal.
Las playas que hay al sur, fuera de la zona de lagunas, están francamente bien y vale la pena disfrutar del mar abierto y encima tuvimos suerte con el sol.

5 comentarios:

ccbre dijo...

Yo como tu "gosto muito" del pais vecino. Siempre lo he pasado muy bien... (tu me has visto...) y comparto contigo tus comentarios: les falta llamar a una empresa de reformas...

La gente es excesivamente cordial pero tal vez el problema es la gran diferencia de clases que existe con la casi inapreciable clase media...

pau dijo...

Eu tamén gosto muito, como vosotros. Y también me caen bien los portugueses, me gusta Aveiro, así que qué más dizer!!
Lo único que conducen de una manera bastante curiosa, tienen un concepto del espacio y de la velocidad diferente al de aquí (sin que aquí podamos dar lecciones ehhh!!!)
Por lo demás... lo dicho

Alejandro dijo...

AMIGOS, TENGO QUE COMENTAROS QUE EN MI BLOG HAY UNA ENTREVISTA A MARTI PERARNAU, POR SI OS INTERESA.

http://pasionsevillista.blogspot.com

Fendetestas dijo...

que cojones me importa lo que diga este tio del Brasa y que hae un sevillista entrevistando a un tipo así

Forza Depor

palomo dijo...

relaja fendetestas, que el chaval vino con buena fe