jueves, 20 de marzo de 2008

El discurso a la luna... de Juan XXIII

"Aquella noche, los gritos de la gente reunida en la plaza subían hasta las habitaciones pontificias. Capovilla le dice: "Santo Padre, asómese por lo menos a los cristales para contemplar el espectáculo de las antorchas". Se asomó a la ventana y debió impresionarse, porque le dijo al secretario: "Abra la ventana y ponga el tapiz rojo". Se asomó, y en ese momento se encontró frente a él con la luna llena. Y fue cuando pronunció, improvisándolo, el famoso discurso de la luna.

(Angelo Roncalli, Papa Juan XXIII, el 11 de octubre de 1962, el día de la apertura del Concilio Vaticano II)

"Cuando se retiró de la ventana, aclamado por la muchedumbre", dice Capovilla, "no pronunció una sola palabra, y se retiró a rezar solo". Probablemente pensaba que los verdaderos frutos de aquel concilio, que él había abierto sin ánimos de condena, en el signo de la esperanza, los recogerían un día aquellos niños que dormían sin saber lo que estaba pasando a dos pasos de sus cunas.¿Por qué, Juan XXIII no tenía miedo ni de los comunistas ni de los ateos?
Entrevista en El Pais a Loris Capovilla, secretario de Juan XXIII.

Ojalá hubiera otro Juan XXIII. Muy recomendable escuchar lo que dijo aquella noche, es en italiano pero se entiende razonablemente bien.

"Queridos hijos escucho sus voces. La mía es una sola voz, pero resume la voz del mundo entero; de hecho hoy, todo el mundo está representado aquí. Se diría que hasta la luna está contenta esta noche. Mírenla cómo desde arriba observa este espectáculo, tan grande que la Basílica de San Pedro, que ya tiene 4 siglos de historia no ha podido contemplar. Mi persona no cuenta nada, es un hermano que os habla, convertido en padre por la voluntad de nuestro señor, pero todo junto paternidad y fraternidad son gracia de Dios. Hagamos honor a la impresión de esta noche y llevemonos por nuestros sentimientos como ahora los seguimos delante del cielo y de la tierra. Fe, esperanza, caridad, amor de Dios y amor a los hermanos y así ayudar todos a la santa paz del señor, por la gloria de Dios y de los hombres de buena voluntad. Al volver a sus casas encontrarán a sus niños. Denles una caricia a sus niños y díganles: ‘ésta es la caricia del papa’. Quizás encuentren alguna lágrima para enjugar. Digan para los que sufren una palabra de aliento. Sepan los afligidos que el papa está con sus hijos, especialmente en las horas del dolor y de la amargura."

4 comentarios:

pau dijo...

Pues eso...
Hoy la luna está bastante llena, casualmente.

Webcam dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Webcam, I hope you enjoy. The address is http://webcam-brasil.blogspot.com. A hug.

bastiagueiro dijo...

menudo lunon. una chulada, como el post.
e o webcam, ¿un pouco de brasileiro?

Eulate dijo...

Muy bonito el discurso del Papa, sin parafernalia. (como engancha el juego del 9)