miércoles, 18 de julio de 2007

Dieciocho de julio... ay de los vencidos

Hoy hace un montón de siglos que los romanos sufrieron una humillante derrota en la Batalla de Alia. No se conoce con precisión el año (387 a.C o 390 a.C) pero sí el día y el mes, supongo que en calendario equivalente romano republicano. El caso es que el artífice de aquella conquista era Breno, caudillo de los senones que procedían de la Galia Céltica. Este había atacado a un pueblo aliado de la república romana, los clusianos, que vivían al norte de lo que hoy en día es Italia. Roma acudió en ayuda de sus aliados, pero sus legiones fueron arrasadas por los galos que tuvieron vía libre para conquistar la Ciudad Eterna. De sus siete colinas solo resistió una, la Colina Capitolina, al asedio de Breno y su muchachada gala.
Como los romanos vieron que la cosa no tenía buena pinta decidieronse a pactar con el invasor y pagar un rescate para que les dejara tranquilos. En estas estaban cuando los romanos sospecharon que el galo y su gente hacía trampas con los pesos que se usaban para cuantificar el oro a entregar por los romanos. Protestaron ante Breno y este ni corto ni perezoso sacó su espada y la apoyó sobre el caldero en la balanza exclamando en un más que correcto latín con acento galo "Vae Victis"... que viene a ser "Ay de los vencidos", o sea el que tiene la fuerza y gana decide,... el que pierde se aguanta. O hace eso o se arma, construye unas buenas murallas y después monta unas buenas legiones que conquisten el mundo. Los romanos optaron por la segunda opción.
Todo esto lo cuenta Tito Livio, el gran historiador romano en "Ab urbe condita libri". Aunque si quereis leerlo de una manera entretenida, nada como la Historia de Roma, de Indro Montanelli.

Así que hoy 18 de julio y por muchas otras razones como siempre "Ay de los vencidos"... Los Chieftains interpretan con Sinead O'Connor la preciosa y luchadora canción tradicional irlandesa"Foggy Dew"

.

9 comentarios:

It´s a pleasure... dijo...

Y yo que pensaba que hablarías de otro alzamiento!!

Leon dijo...

Bueno bueno... it's a pleasure, aparecen las palabras "caudillo", "republicano", "legiones", "oro" (de moscú),

pau dijo...

Creo que por estas fechas es el 199 aniversario de la batalla de Bailén, la independencia de España... si los que estuvieron ahí levantaran la cabeza ahora... y no digamos el del "alzamiento".

Zorro de Segovia dijo...

¿has leído "El Corazón Helado" de Almudena Grandes? Lo acabo de terminar y definitivamente, es malo ir a una guerra, pero perderla ...

Leon dijo...

pau, seguramente a los pobres que llevaron a esa batalla les importaba tan poco como a los romanos y galos de la otra...
zorro, no creas que me gusta mucho almudena grandes, los artículos me dejan bastante frío y leí el primer libro suyo hace un montón de siglos y no me parece gran cosa. perder la guerra es lo peor que se puede hacer, ahí si que te van a dar hasta en el pasaporte!

Low Rita dijo...

Buen post!
Y muy bueno el comentario del zorro de Segovia... está claro que nada jode más como perder, y nada mola más que ganar.
Estos galos no serían Astérix y Obélix no? Mira que le tocaban las narices a los romanos..
Lo que también está claro que a cabezotas y orgullosos no le ganaba nadie a estos romanos.. una pena que un puñado de lunáticos acabasen con ese mega imperio. Quiénes seríamos nosotros si no se hubiera acabado? A saber..

Por cierto León, mucho te gusta a tí ese libro. Habrá que darle algún día una oportunidad. Me acuerdo la primera vez que fuimos juntos a Ginebra, que ibas en el avión leyéndolo mientras yo, leía el Cuore o el Qué me dices...

Zorro de Segovia dijo...

León a mí me pasaba igual con Almudena Grandes. Había leído "las Edades de Lulú" (mediocre) y "Te llamaré Viernes" (malo o muy malo), pero este último libro es muy bueno. Si te animas ... ya me contarás

bastiagueiro dijo...

gran libro "El Corazón Helado". aun me acuerdo cuando lo leia en mis ratos libres en el Chipi, ... que tiempos aquellos de la guerra

y dan las 3 dijo...

hay novelas de las que si cuentas aunque sólo sea el final te cargas la novela.
una novela muy bien armada que se crece en los meandros a menudo infinitesimales y en las exploraciones interiores exhaustivas, una novela que recurre espontáneamente a la surreccion como modo de desarrollo narrativo y modo de análisis de un destello de duda, o un recuerdo emborronado, o una lluvia ruidosa.
Como aquellos tiempos adolescentes del chipi...