viernes, 20 de octubre de 2006

New Australia... una historia pintoresca del siglo XIX

El 28 de septiembre de 1893 se fundó en Paraguay, al sur de la capital Asunción, una colonia llamada New Australia. Esa colonia, junto al río Tebicuario tenía originalmente 238 personas, entre adultos y niños.
El origen de esta historia está en la Asociación para Asentamientos Cooperativos Nueva Australia fundada un año antes, en 1892, por William Lane. Este tipo era un dirigente laborista australiano de la época que tras una disputas internas en el partido se lió la manta a la cabeza y se fue a Paraguay a construir una sociedad basada en la hermandad. El debate interno lo zanjaban a las bravas. Unas cuantas cervezas Foster's, luego nos subimos al barco y hala, a la otra punta del mundo!
La razón de establecerse en Paraguay fue el ofrecimiento que el gobierno paraguayo realizó a colonos blancos para ocupar grandes áreas de tierra. Y el primer barco partió en Julio de 1893 desde Sydney.
El príncipe anarquista ruso Kropotkin (1842-1921) lo describió así en 1892:
"
El hecho de que hombres y mujeres, que han hecho de Australia lo que es, tengan que dejarla emigrando, es una alerta grave. 'Convertid el estiércol de la tierra en productivo, construid los centros de la civilización en valiosos y luego marchaos' Esta es la verdadera cara del capitalismo moderno. Lo mismo aquí, lo mismo en las antípodas, siempre lo mismo."
Desde el comienzo hubo serios problemas en la colonia New Australia. Originadas entre otras cosas por la prohibición del alcohol y el liderazgo de Lane, el fundador. En 1894 llegó un segundo grupo de colonos y ese mismo año en Mayo de 1894 el tal Lane y otros 58 se escindieron de nuevo y crearon otra nueva colonia llamada Cosme a 72 kilómetros al Sur.
Como vemos la cosa no empezó bien. Al poco tiempo New Australia se disolvió como cooperativa y el gobierno de Paraguay les dio a cada colono una porción de tierra. Los descendientes de esos australianos aún viven en Paraguay.
Curiosa historia ¿no?

Waltzing Matilda es la canción más conocida de Australia. El video vale la pena, explican el significado entero...cuenta la historia de un vagabundo que acampa una noche al lado de un río. Una oveja baja al río a beber agua, cerca del vagabundo, quien oportunamente se roba la oveja para alimentarse. El terrateniente se da cuenta y llama a tres soldados para que arresten al vagabundo. Éste, antes de ser arrestado por el robo de una oveja, prefiere saltar al agua y morir ahogado. La canción termina contando que el fantasma del vagabundo puede oírse cantando una canción que invita a los viajeros a salir a bailar el vals con él, es decir, a salir a los caminos con el vagabundo. Waltzing Matilda se considera tradicionalmente como una canción que celebra el desafío de la gente pobre frente al poder de los ricos y del estado autoritario que protege los derechos de los ricos contra los derechos de los pobres.

3 comentarios:

Zorro de Segovia dijo...

Waltzing Matilda me parece una canción preciosa. La música perfecta para representar a una nación entera. Una melodía sencilla, pegadiza e ideal para cantar a coro. Fue impresionante oír como todo un estadio la entonaba en la clausura de los Juegos de Sidney.

En la tele de los 80 había una serie que se llamaba "Secret Walley" sobre una pandilla de chavales australianos. La musica del inicio era la de Waltzing Matilda con otra letra ... nostalgia

Antarctica dijo...

No conocía la historia. Muy curiosa. Hay miles de historias similares, como la de aquellos campesinos suecos que emigraron a Palestina a finales del siglo XIX y que inspiró parcialmente la película de Billie August "Jerusalén".

Siempre que leo "Waltzing Mathilda" me da por recordar a Tom Waits...

Leon dijo...

@zorro de segovia: es una canción tan alegre y tan melodiosa que es imposible no canturrearla verdad? en los partidos de rugby atruena el público cantandola. Yo tambien recuerdo aquella serie, era muy pintoresca y si que sonaba la musica al principio.

@ antartctica: a mi también me lo recuerda... esa canción de Waits es la leche Tom Waits