jueves, 16 de noviembre de 2006

¿Somos realmente libres?... Free de Stevie Wonder

¿Somos libres cada uno de nosotros para hacer lo que queramos y cuando queramos con nuestra vida? ¿Qué límites existen a esa libertad? ¿Nos limitamos nosotros mismos porque queremos? Curiosas preguntas, bonita canción.

Stevland Judkins, más conocido como Stevie Wonder, un cantante con una vida realmente interesante. Nacido en 1950, lleva desde los 11 años en el negocio de la música con grandes éxitos y músicas muy diferentes. Y tiene una voz simplemente inconfundible. Aquí le vemos en concierto en París, cantando "Free" en 1989, creo que es espectacular y vale la pena escucharlo:


"Libre como el río flotando libre a través del infinito, libre de estar seguro de lo que soy y lo que no necesito ser. Libre de todas las preocupaciones, preocupaciones que acosan mi propia mente agobiada. Más libre que las agujas del reloj marcando el paso del tiempo. Más libre que el significado de libre que el hombre define, la vida pasando a través de mi, hasta que mi padre Dios me llame. Yo no tengo nada, pero poseo más riquezas que nadie. Y soy libre, para no tener que ir a ninguna parte, pero estar donde necesite estar. Más libre que un rayo de sol brillando a través de mi alma. Libre de sentir el calor o conocer el frío amargo. Libre de concebir el comienzo, que es el inicio infinito. Me voy, me he ido pero sigo vivo. La vida sigue sin un corazón latiendo. Libre como una visión, que solo vuestras mentes pueden ver. Más libre que una gota de lluvia que cae del cielo, más libre que la sonrisa en los ojos de un niño que duerme. Libre como el río flotando libre a través del infinito, libre de estar seguro de lo que soy y lo que no necesito ser. Soy mucho más libre, como el significado de libre que el hombre loco define. Libre como la visión que solo tu mente podrá ver. Libre como el río de mi vida, sigue y sigue a través del infinito."
VH1- Stevie Wonder

7 comentarios:

Sunkate dijo...

Yo sí creo que somos libres. Completamente. En cualquier momento podemos decidir hacer lo que nos venga en gana. Pero, claro. Hay que tener en cuenta que después de actúar, vienen las consecuencias, por tanto debemos ser consecuentes. Somos libres, y prisioneros al mismo tiempo. Un lío, vaya..

merlot dijo...

Es verdad, creo que somos libres hasta un punto. Después ya no. Así que lo somos sólo un poco. Como siempre. Jeje.

AzIraFel dijo...

Me uno en parte al razonamiento de sunkate, añadiéndole un pequeño matiz desde mi punto de vista: en efecto, somos libres... pero libres para elegir nuestra cárcel (en forma de trabajo, vida que llevemos, con quien...)

Es curioso; cuando era pequeño pensaba que lo del libre albedrío era de otra manera...

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola,

Un vídeo espectacular. Nunca lo había visto y me ha parecido muy emocionante. Yo lo entiendo como la libertad que tenemos a pesar de todas las dificultades. Somos dueños de nuestro propio destino.

Un saludo.

Ramo.

Pau dijo...

Ese coro parece la Santa Compaña...
A lo mejor es libre el que se adapta a las costumbres que haya en donde viva. Si no lo hace, no. Con lo cual, ¿serías libre si te conformas con lo que tienes? Y lo que es peor...el que se desadapta! pffff, yo qué sé.
A tajarse!!

Eulalia dijo...

Se agradece la traducción.
Y, sí: creo que somos libres - en condiciones de salud e inteligencia razonables - para elegir nuestros valores.
Un beso.

Leon dijo...

Creo que sí somos dueños de nosotros mismos. Libres incluso para renunciar a parte de nuestra libertad. Los compromisos los aceptamos porque queremos.
Hay gente que no es libre porque la libertad se tiene con el estómago lleno. Y donde hay hambre la libertad escapa por la puerta.
La canción me parece una pasada. De verdad que creo que hay que ver el video.