miércoles, 30 de julio de 2008

Thomas Mann... claro y cristalino en 1933

"Lugano, sábado, 1 de abril de 1933. Ayer llegaron nuevas noticias de Munich. Para cada salida al extranjero es necesaria la presentación de un certificado de inculpabilidad política. (…) Malignidad estúpida en el modo de llevar a cabo el boicoteo contra los judíos: sus tiendas han de permanecer abiertas y han de pagar a los empleados, pero se impide a la clientela entrar en ellas, y el que entre, pese a todo, es filmado y mostrado públicamente. Marcas amarillas en los establecimientos judíos. Todo esto es increíblemente bestial y absurdo."
Diarios (1918-1936) de Thomas Mann, escritor alemán (1875-1955)

5 comentarios:

ccbre dijo...

Todo lo que se cuenta de ese regimen es alucinante y alucinogeno. Como unos tipos así pudieron llegar a gobernar una nación como Alemania

pau dijo...

sí, lo peor de todo es que mucha gente antes de este y aun ahora, lleva (o llevamos) un hitlerito o stalincito dentro, aunque no sea por racismo.
Y eso tb es alucinante. No sé si incluso peor...

desconvencida dijo...

Los Diarios de Mann, por lo que veo en este post, deben ser muy interesantes...

Capri c'est fini dijo...

Claro como el agua, para que luego se excusen algunos en que no sabiamos lo que pasaba... vale para la Alemania nazi, para los desaparecidos argentinos y chilenos, para el drama del Estrecho de Gibraltar... el que avisa no es traidor... como Mann. Un saludo.

bast dijo...

la que se nos viene encima con el racismo, cuando nos quedemos en casa sin trabajo