sábado, 30 de diciembre de 2006

La lían aun más... en Oriente Medio

Hoy de madrugada han ejecutado a Saddam Hussein. En otras ocasiones ya he dicho que estaba en contra de cualquier pena de muerte. Pero esta además me parece una estupidez, por las consecuencias que puede tener.
Bob Dylan canta "Masters of War" .
Noticia en 20 minutos.

Como he leído ayer un artículo de Javier Ortiz, cuya web es francamente recomendable, y
como con el artículo coincido prácticamente en todo, lo pongo tal cual sin poner ni quitar una coma, se llama "Cuanto peor...¿peor?":

Dicen que el Gobierno de Irak –o sea, el de Washington– va a proceder al ahorcamiento de Sadam Husein en cosa de nada. Algunos afirman que saben incluso la fecha en que se aplicará la sentencia. Hablan del próximo martes, 2 de enero.
Hace ya muchos años que me apeé de la doctrina simplona según la cual «cuanto peor, mejor», ésa que cifra sus expectativas de transformación social en «la agudización de las contradicciones». La experiencia me ha mostrado que, con anonadante frecuencia, cuanto peor, peor, y que las contradicciones, cuanto más se agudizan, más pinchan. Pero en este caso no estoy seguro de que no quepa hacer una excepción.
Empezaré por decir que a mí la putrefacta existencia de Sadam Husein me la trae al pairo. No soy, ni por el forro, del género de los que creen que todo individuo, por el hecho de serlo, es portador de valores eternos que sólo Dios tiene derecho a dar y quitar, etcétera, etcétera. Estoy en contra de la pena de muerte, pero no porque me encante la existencia de todo bicho viviente, sino porque creo que el poder político (oficial o en la oposición) se envilece al aplicarla. Al igual que la tortura, la pena de muerte priva de toda dignidad a quienes se supone que tienen la obligación de marcar las normas de la relación social.
En este caso, y atendiendo a la totalidad de los factores en presencia, me parece que la ejecución de Husein, si logra que el Gobierno de Washington y sus lacayos de Bagdad se degraden todavía más ante la opinión pública internacional –y ya también, de paso, norteamericana–, puede tener efectos más positivos que negativos.
Aunque cualquiera sabe.
Decía Mao Zedong –aunque me temo que no fue muy consecuente con ello– que lo malo que tiene cortarle a alguien el cuello es que, si luego compruebas que fue un error, ya no lo puedes remediar. Me parece otra razón muy poderosa contra la pena de muerte. Aunque ése sea un problema más de George Bush que mío.
Javier Ortiz

5 comentarios:

Zorro de Segovia dijo...

Y lo triste es que los responsables de la ejecución se jacten de que haya muerto "con el miedo en la cara". Vaya satisfacción más pobre

Is dijo...

Totalmente de acuerdo,no estoy a favorde la ejecucuión de Sadam, hubiera preferido que se pudriera en la cárcel, así no se conseguirá nada, con su muerte se acaba una era, pero qué hacemos con los pensmientos e ideologías de sus seguidores. Su muerte no devolverá la vida a los ya fallecidos.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo, no es que no se gane nada, probablemente es dar carnaza a los que ponen las bombas allí.

Low Rita dijo...

Pues muy bueno el artículo de este tío. Ya el inicio es mortal ("El gobierno de Irak, es decir, el de EEUU....")
En relación con esto de la pena de muerte, las torturas etc... hoy ha habido otro atentado de ETA. Yo, a todos éstos, los cogía, les ponía un mono azul, les ataba una bola de estas de acero de los comics (que no sé si existen en la vida real), y los ponía a deslomarse a picar piedra para hacer autopistas, y demás. Toda su puta vida. A pan y agua. Vale, matarles no, pero.... casi.

Louis dijo...

Ningún hombre puede disponer de la vida de otro. Ni siquiera de la de un asesino como Sadam.