sábado, 9 de julio de 2011

Retourné... a casa

He pasado la semana en Suiza trabajando. Ha tenido cosas buenas, como llevarme bien con los compañeros veteranos de alli o cambiar de aires por una semana. Y cosas malas como trabajar hasta tarde y ver cosas surrealistas.
Alguna de las cosas que he visto por parte de algun pez gordo, de estos que van 1 vez al año por los sitios a cagarla, son de las que explican porque el sistema se va a pique. Los criterios en muchas ocasiones no son ser eficientes, productivos o profesionales como se supone en los libros de teoría económica. Los criterios son el capricho personal o cuestiones aun más dificiles de justificar.
Hubo algun momento en que sentí ganas de imitar al gran John McEnroe cuando gritó en Wimbledon hace décadas aquello de "you can't be serious man, you cannot be serious"

Lo que es peor es que están en posición, por los habiles designios del sistema, de estropear el buen trabajo de la tropa. Esperemos que no sea el caso.