lunes, 21 de noviembre de 2011

Primeras impresiones personales... elecciones

Me tocó ser presidente de mesa por primera vez. ¿La sensación? Ser un completo pringado, porque estaba alli a las 8 en punto de la mañana y entregué la documentación en el juzgado a las 12.30 de la noche (he de decir que fuimos de los primeros en terminar en nuestro colegio había 8 mesas y fuimos los segundos)
La organización brilla por su ausencia, es todo un poco improvisado y basándose en la buena voluntad de la gente. El 95% de los votantes son majos y tienen paciencia, pero hay el 5% estadístico de mala educación y gañanería que tanto se ve en este país. Gente que se despierta avinagrada y cree que los demás, todos los demás, tenemos que aguantar su mala leche... que intentamos zanjar con algo así como "se ponga como se ponga, si su nombre no sale en esta lista usted no vota y punto, pregunte a las otras 7 mesas de aqui al lado y deje de gruñir que como siga tocando los huevos vamos a salir en el telediario"
La gente de la mesa bien, los dos vocales muy majos y en el mismo rollo que yo "nos ha tocado vamos a tomarnoslo lo mejor posible". Los interventores pues bueno, ahi he de ser sincero, mientras la interventora del PP se lo curró y tomó nota de todo, con mucho control de los votantes e incluso ayudándonos porque tenía experiencia con qué actas había que rellenar, las copias que había que hacer y todo eso, pues la interventora del PSOE estuvo allí pasando el dia. Ni siguió las votaciones, ni echó una mano, ni controló nada de nada. Eso sí, cuando nos descuadró un voto (de un total de 600) en el recuento se "activó" y exigió recuento, eso sí, cuando su partido tenía la mitad de los votos que el otro. A mi ni me va ni me viene, porque al fin y al cabo yo quería irme de allí cuanto antes, suerte que el interventor del BNG aportó sensatez (las canas se notan) y buscó un consenso para arreglar el tema. Una tontería porque al final no había diferencia, pero bueno, era un comentario. Además me pareció que los interventores del PP eran como un pequeño ejército entrenado, preguntando cuantos votos habíamos contabilizado por horas por la participación y todo eso.
Los interventores de UPD vinieron en plan victimista con que no había "suficientes" papeletas de ellos, cuando había las mismas o más que los otros. Me echó la llorada de "todo el mundo nos hace el vacío". Y pensé, desde luego en mi mesa los votantes sí, porque tanto lloro en la papeleta y no pasaron de la quincena de votos... En fin, un comentario sin importancia.
Me sorprendió, para bien en mi fuero interno, el número de votantes de IU, porque pensaba que eramos cuatro colgaos, pero se ve que al final hay más gente en la izquierda de lo que parece.
Seguiré con anécdotas y tonterías, porque el resultado estaba más que cantado. Cuando alguien decide tomar cianuro para suicidarse, lo lógico es que se muera, no sé quien esperaba que pasase otra cosa. Y Rajoy sentado fumandose un puro hasta ahora. Porque ahora van a flipar con la que se les viene encima.